Llegó a Cúcuta la primera parte de la ayuda humanitaria para Venezuela

El primer cargamento de ayuda humanitaria internacional para paliar la crisis que vive Venezuela llegó a la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con ese país, informó la embajada de Estados Unidos en Bogotá.

La representación diplomática anunció en su cuenta de Twitter que la ayuda procede de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y publicó imágenes en las que se observa a dos personas ayudando a descargar con alimentos y medicamentos en una bodega.

"Primeros camiones de ayuda humanitaria de Usaid están en Colombia, mientras EEUU posiciona artículos de asistencia destinados a Venezuela, a solicitud del presidente interino, Juan Guaidó. Trabajamos para entregarlos lo antes posible", escribió la embajada, según reprodujo la agencia de noticias EFE.

La ciudad colombiana de Cúcuta, limítrofe con Venezuela, es uno de los tres puntos de acopio, junto a Brasil y Puerto Rico, de la ayuda humanitaria que anunció el sábado pasado Guaidó.

Poco después del mediodía, dos grandes camiones y siete más pequeños, cruzaron la valla metálica que tapa la entrada al puente de Tienditas, uno de los tres pasos fronterizos de Cúcuta con Venezuela, para llegar al centro de acopio que está ubicado allí.

Los vehículos llegaron fuertemente escoltados por la Policía colombiana, que acompañó la caravana en motos y camionetas, ante la mirada atenta de más de un centenar de personas que se acercaron a ver cómo entraba al centro de almacenamiento la primera asistencia humanitaria enviada para Venezuela por Estados Unidos, según medios locales.

Colombia y Estados Unidos fueron de los primeros países, a los que se sumaron la mayoría de América y numerosos de Europa, en reconocer a Guaidó como presidente interino.

Los Gobiernos han mantenido con hermetismo los detalles del plan, el cual se ha dificultado por el bloqueo en el lado venezolano de las tres pistas del puente Tienditas.

De su lado, el Gobierno de Nicolás Maduro colocó el miércoles en la mitad del puente la cisterna naranja de un camión y dos contenedores azules, así como unas mallas metálicas que impiden el paso hacia ese país.

Ante esto, el canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, afirmó ayer desde Washington que impedir la entrada de ayuda humanitaria "es un crimen".