Preocupa en el país la tasa de embarazos entre menores de 15

El embarazo en la adolescencia es un problema de salud pública que requiere un abordaje integral e inmediato. En 2015, nacieron en nuestro país 2.787 niños de adolescentes de 10 a 14 años, lo que implica más de siete por día. Además, las mujeres de entre 15 y 19 años dieron a luz a otros 108.912 bebés, y 2 de cada 3 (67%) reportaron al momento del posparto que ese embarazo no había sido intencional.

Entre las menores de 15 años que quedaron embarazadas, casi 9 de cada 10 (88,3%) no usó ningún método anticonceptivo. Por otra parte, en el grupo de 15 a 19 años el 77,2% tampoco lo hizo.

La edad de iniciación sexual relatada por las jóvenes de 20 a 29 años es a los 17,1 años en promedio. Sin embargo, en adolescentes mujeres de entre 14 y 19 años, su primera relación sexual se concretó a los 15,5 años.

"Estos datos sugieren un adelantamiento en la edad de iniciación sexual, lo que obligatoriamente nos debe llevar a repensar el modelo de educación y prevención para los niños, ya que se enfrentan más tempranamente a estas experiencias" , explicó la doctora Diana Pasqualini, secretaria del Comité de Adolescencia de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

Según señalan desde la SAP, un "abismo de experiencias" separa a los adolescentes más jóvenes de los menores desde el punto de vista socio sanitario, por eso se suele dividir a la segunda década de la vida en los períodos 10 a 14 y 15 a 19. En el primer grupo etario, deben considerarse como posibles las situaciones de abuso y coerción, produciéndose circunstancias de incesto y de embarazos y maternidades infantiles forzadas. Por otra parte, entre las adolescentes de 15 a 19 años, los determinantes se relacionan con condiciones de pobreza, estar fuera del sistema escolar, tener relaciones sexuales sin uso sistemático o adecuado de anticonceptivos y estar en pareja o conviviendo. A su vez, hay evidencia de repetición del embarazo en la adolescencia: 1 de cada 4 argentinas que tuvo su primer hijo en la adolescencia, tendrá el segundo antes de los 19 años.

"El embarazo en la adolescencia es un factor crítico en la inequidad de género y presenta mayor incidencia en los hogares de menores recursos, inequidades de género y de clase que se exacerban cuando la tenencia de un hijo es no intencional. Solo por dar un ejemplo, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires los recién nacidos de menores de 20 años representan el 6% de los partos, en Formosa, Chaco y Misiones ese porcentaje alcanza casi al 25%", informó el doctor Daniel Rolón, secretario consultor del Comité de Adolescencia de la SAP.

Por su parte, la doctora Rosa Pappolla, médica pediatra, también miembro del Comité de Adolescencia de la SAP sostuvo que "en la juventud (y, en particular, durante la adolescencia), se comienza a decidir sobre eventos claves que tendrán un peso crucial en el futuro. Estos van desde la finalización de la educación media, el inicio de la vida laboral, la salida del hogar de origen, la formación de un hogar propio y el comienzo de la vida sexual y reproductiva.

Por eso, la importancia de un Estado presente que garantice los derechos sexuales y reproductivos a través de la provisión de información, insumos y servicios de calidad en estas poblaciones" .

LOS RIESGOS

Particularmente, desde la SAP informaron que preocupa el número de embarazos en menores de 15 años, dado que su impacto en la salud integral y en la vulneración de derechos es crítico: a menor edad aumenta la probabilidad de que ese embarazo sea producto de un abuso sexual. Por otro lado, en las menores de 15 años de países de ingresos bajos y medios, el riesgo de muerte materna es dos veces superior al de las mayores, además de tener más riesgo de complicaciones en el embarazo y en el nacimiento.

La sociedad científica también subrayó que es importante tener en cuenta que los niños aprenden habitualmente de sexualidad en sus hogares. Aunque el tema no sea dialogado abiertamente, la actitud de los padres, sus roles en el hogar y su forma de encarar aspectos cotidianos influyen en el desarrollo de conductas sexuales y en la forma de comunicarse con los demás. Algunos estudios muestran que los adolescentes al tomar ciertas actitudes tienen en cuenta lo que les transmitieron los padres, ya sea a través del lenguaje verbal como mediante de sus acciones.

"Hay que tener en cuenta que los medios de comunicación ejercen una fuerte influencia en las conductas, valores y creencias. Según la Academia Americana de Pediatría, al finalizar el colegio, los adolescentes han estado expuestos a más horas de pantalla que a horas de clase. A veces, no es el tiempo transcurrido frente a las pantallas el problema real, sino la actitud del niño y de sus padres. Por ejemplo: ¿Hay una pantalla en cada cuarto? ¿Saben los padres qué ven sus hijos? ¿Tiene la computadora filtro para la pornografía? ¿Se dialoga sobre los programas vistos? ¿Se habla de ternura, amor, privacidad, confidencialidad en las relaciones? ¿Cómo es la relación hombre/mujer en la casa?", reflexionó Pasqualini.

"También la escuela juega un rol esencial, ya que allí es donde permanecen más tiempo niños y adolescentes. Y desde el gobierno se requieren campañas de sensibilización a través de los medios masivos de comunicación y las tecnologías de la información y comunicación (TIC)", completó Rolón.