Keiko Fujimori quedó presa

Un juez la condenó a 3 años de prisión por lavado de dinero. Está detenida en el anexo de mujeres de una cárcel limeña que alberga a una veintena de terroristas.

Keiko Fujimori, la principal líder opositora peruana, quedó presa en cumplimiento de la orden de un juez que le impuso 3 años de cárcel por lavado de dinero.­

La hija del ex presidente Alberto Fujimori está detenida en el anexo femenino de la prisión Santa Mónica, en el distrito limeño de Chorrillos, al que arribó a bordo de un celular blindado y sin ventanas del Instituto Nacional Penitenciario que la trasladó bajo un fuerte operativo de seguridad desde el Palacio de Justicia, donde había pasado la noche junto a otras dos mujeres.­

A la dirigente se la pudo ver muy brevemente en los escasos metros que recorrió desde la puerta trasera del Palacio hasta el mencionado vehículo, una pequeña caminata que hizo rodeada de un cordón de policías armados.­

La titular de Fuerza Popular se mostró risueña y con la estrategia que se ha globalizada de usar alguna prenda de vestir para tapar las esposas que tenía.­

Antes de ingresar al rodado, le dedicó una amplia sonrisa a las decenas de seguidores que se habían congregado en el lugar para expresarle su respaldo al grito de ``Keiko no está sola''. En ese grupo sobresalían dos de sus correligionarios legisladores, Héctor Becerril y Karla Schaefer.­

Otra movilización de apoyo, más numerosa, la aguardó frente al presidio. En una muestra de que ya puede hablarse de una ``epidemia de grieta'' en Sudamérica, estos manifestantes casi terminan a los golpes con quienes participaban en una marcha antifujimorista.­

TRAS LAS REJAS­

En la cárcel, donde hay unas 300 reas, incluidas una veintena de terroristas, Keiko permanecerá en un sector ``aislado'' dentro del mismo pabellón donde estuvo 9 meses presa la ex primera dama Nadine Heredia (esposa de Ollanta Humala).­

Los abogados de Keiko tienen la esperanza de que recupere la libertad en dos o tres semanas, dando por descontado él éxito de la apelación que presentaron en la Sala Penal Nacional. Pero si el recurso no prospera, ya tienen un plan B: ir a la Corte Suprema.­

EL FALLO­

En su veredicto, Richard Concepción Carhuancho, titular del Primer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, halló culpable a la congresista de ``liderar una organización criminal enquistada dentro de su partido para captar dinero ilícito y así llegar al poder, para después retribuir los favores con actos de corrupción''.­

El lavado se realizó aparentemente con una contabilidad ficticia donde se simularon múltiples donaciones de ``prestanombres''. Entre esos fondos ilegales estaría el millón de dólares que la constructora brasileña Odebrecht dijo haber entregado a la campaña de Fujimori de 2011, posiblemente desde la cuenta oculta con la que pagó sobornos en dos naciones de Latinoamérica, entre ellas Perú.