La maquinaria industrial opera en el nivel más bajo desde 2002

La utilización de la capacidad instalada se ubicaba en diciembre en el 56,6%­. Las cifras de la industria textil y automotriz son pavorosas: 32,3% y 25,6% respectivamente. Refinación de petróleo es la contracara: avanzó a fines de 2018 al 77,4%.

En diciembre pasado la industria sufrió una fuerte baja en la utilización de su capacidad instalada, que pasó del 63,3% que había registrado en noviembre a un 56,6%, según datos difundidos por el Indec.­

El dato está en sintonía con la retracción de 14,7% que mostró la actividad industrial en el último mes de 2018, una de las peores caídas interanuales en diez años.­

En diciembre de 2017, el uso de la capacidad fabril había sido de 64%.­

Al finalizar 2018 los sectores que más sufrieron la recesión fueron la Industria automotriz y los textiles, que apenas alcanzaron el 25,6% y 32,3% respectivamente.­

Principalmente el primero, que había tenido una utilización del 44,4% en noviembre último, sufrió una disminución de casi 19 puntos en diciembre.­

En el otro extremo se ubicaron Refinación del petróleo, que alcanzó un nivel de utilización de sus fábricas del 77,4% siendo el único rubro que logró un avance respecto a los números de noviembre.­

A su vez, las Industrias Metálicas Básicas lograron una utilización de 69,4% en diciembre, por encima del promedio, pero aún así le significó una retracción de 18,6 puntos.­

Hay que considerar que el uso de la capacidad instalada que en los últimos dos años se mantuvo entre un 60% y un 67%, y que con ese 56,6% de índice se desplomó al menor nivel desde julio de 2002, cuando la crisis posconvertibilidad en ese momento hizo escalar la capacidad ociosa de la industria.­

"Indica que la actividad aún no tocó piso en noviembre y que diciembre aún va a mostrar una actividad contrayéndose", advirtió Guido Lorenzo, economista de la consultora LCG.­

"Las altas tasas de interés incentivaron una fuerte liquidación de inventarios durante el último trimestre del año pasado, al mismo tiempo que encarecieron el acceso al crédito; la depreciación del tipo de cambio elevó el precio de insumos y maquinarias, mientras que la caída de los salarios reales y el debilitamiento de la actividad económica en general siguió afectando la demanda interna", explicó un informe de Econviews.­

Un aspecto central a considerar es que la industria en el año pasado, tras un comienzo complicado para algunos sectores como el textil, calzado y marroquinería, en el segundo semestre la situación de freno en la actividad se fue generalizando cada vez más.­

La industria textil fue la más afectada, con una caída del 36,3% en diciembre y de 10,7% acumulada en el año.­

Además, otros rubos negativos importantes fueron "Muebles y colchones", -31,1%; "Maquinaria y equipo", -29,4%, "Vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes", -25,1%; "Industrias metálicas básicas", -21,3%; y "Productos de caucho y plástico", -17,5%. "Alimentos y bebidas" cayó 2,8%.­

"Las industrias metálicas básicas registran una caída de 21,3% en diciembre de 2018 respecto del mismo mes del año anterior.­

OTRA FUENTE­

La Unión Industrial Argentina (UIA) estimó que la actividad del sector cayó 3,5% en 2018, según los datos preliminares presentados en la primera reunión del año de la junta directiva de la entidad.­

Durante la junta, que reúne a la mesa grande de la UIA con representantes de todo el país, además de repasar los datos estadísticos del 2018 se manifestó la preocupación de las distintas regiones y sectores productivos por la caída del nivel de actividad.­

El centro de estudios de la entidad presentó las estimaciones de cierre de 2018 en los que, "de acuerdo a los valores preliminares, la caída de la actividad fue de 3,5%, con una baja promedio en el último trimestre de 8,8%", informó la UIA con un comunicado oficial.­

"Entre las cifras del relevamiento mensual se destacan la baja del empleo industrial en el mes de noviembre y una recuperación de las exportaciones", agregó.­

Respecto de la actualidad sectorial y regional, los representantes de las distintas regiones y sectores del país manifestaron su preocupación por la fuerte caída del nivel de actividad industrial.­

Asimismo, se manifestó la necesidad de rever lo dispuesto por la Resolución 50/2019 del Ministerio de Hacienda, que elevó sustancialmente los intereses resarcitorios y punitorios que la AFIP cobra por demoras en el pago de deudas impositivas, aduaneras y de la seguridad social, afectando el capital de trabajo de las empresas, particularmente las pymes.