El Parlamento Europeo rechazó la vigilancia de los contenidos en internet para proteger el derecho de autor

El pleno de la Eurocámara aprobó un nuevo texto para reformar los derechos de autor en la web. Desestima controlar de forma masiva las publicaciones en busca de obras protegidas, aunque las plataformas deberán encontrar la manera de seguir protegiendo el copyright.

El Parlamento Europeo rechazó este miércoles la vigilancia de los contenidos en internet para proteger el copyright. Sin embargo, estableció la necesidad de que las diferentes plataformas garanticen de alguna manera la defensa de los derechos de autor.

Los eurodiputados establecieron así sus prioridades para la puesta al día de la legislación de los derechos de autor. El pasado 5 de julio se había fijado una tregua de dos meses para introducir enmiendas, ante la presión de consumidores y grandes plataformas.

En el texto aprobado ahora por la Eurocámara también se reafirma la exclusión para los contenidos que se comparten en redes sociales como "memes" . Asimismo, se establece la necesidad de que las plataformas abonen una tasa para garantizar que se dé un pago justo a los creadores de contenido, algo parecido a la tasa Google en países como Alemania.


La normativa fue aprobada por 438 sufragios a favor, 226 en contra y 39 abstenciones. Ahora volverá a debatirse en comisión parlamentaria para iniciar una negociación interinstitucional con el Consejo de la UE y la Comisión Europea.

Tras la luz verde de la Eurocámara, la comisaria europea de Economía Digital, Mariya Gabriel, se felicitó porque podrán empezar las negociaciones para "modernizar las reglas del copyright". Además, será posible "introducir reformas tangibles tanto para los ciudadanos como a los periodistas, artistas e instituciones culturales y clarificar mejor cómo proteger los derechos de cada uno", aseguró.

De todos modos, asociaciones de internautas, empresas de base tecnológica, la industria del sector y otras organizaciones civiles se manifestaron en contra de la resolución. La consideran un retroceso para la libertad de expresión en la red y para el futuro de la innovación.

Expresamente se oponen a que se haga responsables a las plataformas de internet —salvo a las de menor tamaño— de los posibles "abusos" que puedan cometer sus usuarios respecto a la normativa de derechos de autor.


"No tiene sentido. Es como si se pretendiera hacer responsable a los fabricantes de vehículos de la conducción temeraria de sus clientes", afirmó Simona Levi, portavoz de Xnet, plataforma para la defensa de los derechos digitales y miembro fundador de la Coalición Europea "Save your Internet".

Aunque sin instalar filtros, las plataformas utilizarán algoritmos para identificar los contenidos supuestamente sujetos a derechos de propiedad intelectual y evitar que se publiquen para no verse penalizadas. "Casi siempre son los grandes monopolios de entretenimiento y no los propios autores los que se benefician de los derechos de autor", dijo Levi.

Desde su punto de vista, esos algoritmos actuarán como "máquinas de censura trituradoras" incluso de contenidos lícitos en cuanto a derechos de propiedad intelectual, "lo que eliminará muchísimo material y trastocará la esencia de la libertad de expresión propia de la edad digital".


Los "lobbies" o grupos de presión defensores de esta reforma, nutridos por artistas y medios, intentarán cobrar por los enlaces de los usuarios de las plataformas, que afectan no solo a contenidos escritos, sino también a "memes" y otras imágenes, advirtió el presidente de la Asociación de Internautas de España, Víctor Domingo.

En su cuenta de Twitter, la Asociación de Startups (empresas emergentes) aseguró que el texto va "en contra de la innovación y el futuro". "Nadie que conozca internet de verdad entiende que con la excusa de proteger derechos de autor se ponga freno a la innovación. Tendrán que explicar las verdaderas razones de este atropello".

La patronal tecnológica AMETIC lamentó que se haya desaprovechado una gran oportunidad para lograr "el equilibrio" entre los derechos de autor, los de los ciudadanos y los de las empresas innovadoras con la aprobación de la propuesta de esta directiva de propiedad de derechos de autor en el Parlamento Europeo.