El Gobierno quiere sumar capitales privados al Procrear

Impulsan los programas de participación público privada para ampliar la oferta de viviendas.

Entre la confrontación con los docentes, el endurecimiento frente a las protestas y los cortes, el enunciado “combate a las mafias” en el sindicalismo y otros ámbitos, Mauricio Macri instruyó ampliar, acelerar y darle mayor visibilidad a los relanzamientos del plan Procrear.

En una reunión de seguimiento con Rogelio Frigerio, ministro del Interior y con el programa bajo su órbita, el Presidente decidió analizar una ampliación de su presupuesto a partir de la alta cantidad de inscriptos, monitorear la capacidad de los bancos para atender la demanda de créditos y potenciar los emprendimientos bajo el régimen de participación público privada.

Más allá del conflicto y la polarización con el kircherismo, las obras en vivienda serán uno de los principales caballitos de batalla del macrismo para la campaña electoral.

“El Gobierno lleva adelante un Plan Nacional de Vivienda que no existió nunca antes en la Argentina. El Estado ayuda en distintas maneras a los sectores sociales que tienen diversas capacidades de enfrentar este problema”, aseguró Frigerio, luego de la reunión con Macri en el salón Norte de la Casa Rosada. El presupuesto para Procrear, de 23 mil millones de pesos, contempla 30.000 beneficiarios para la primera etapa, en la que hubo 165.000 mil inscriptos.

Por orden del Presidente, Iván Kerr -subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, también presente en la reunión-, definirá con Gustavo Lopetegui -uno de los coordinadores del Gabinete- una ampliación para aumentar el número de beneficiarios. La segunda etapa, Procrear Construcción, acumula más de 5.500 inscriptos en menos de dos semanas. En este caso los requisitos para los solicitantes incluyen poseer un terreno que no supere los $500.000, escriturado a su nombre o de un familiar directo, para presentar un presupuesto de obra de hasta $1.100.000, por una vivienda de entre 40 y 80 metros cuadrados. La cuota promedio será de $3.800, con una tasa anual de interés de entre 4,5 y 7,8% y un plazo de hasta 30 años. Para las familias con hijos, el subsidio del Estado será de hasta $400.000. Será hasta fin de mes y los beneficiarios se conocerán a mediados de mayo.

A su vez, Macri decidió avanzar con las licitaciones bajo el régimen de participación público privada, como ya sucedió en Rosario y esta semana en Santa Fe, con asistencia de Procrear y en tierras del Estado. “Es el modelo que pretende que desarrollemos para generar oferta dentro del programa”, contaron en Interior.

Los próximos lanzamientos de ese tipo serán en en barrio porteño de Barracas, Bariloche y Paraná. Otro punto que marcó Macri será la necesidad de que los bancos aumenten la capacidad para aprobar los créditos pedidos: el Banco Nación otorga actualmente unos 2.000 por mes, el Banco Provincia unos 700. “Hay una decisión del Ejecutivo de avanzar y de ampliar el programa. Es un modelo en el que creemos, de subsidiar la demanda, que aumente el crédito e involucrar a la gestión privada”, dijo Kerr.

El Gobierno calculó que para paliar el déficit en el área será necesario llegar al menos a las 160.000 soluciones habitaciones por año, una cifra que el Estado no podrá alcanzar aun con el plus presupuestario que buscará confirmarse en los próximos días. La reunión incluyó un repaso de la repercusión de los lanzamientos en medios, redes sociales y cantidad de inscriptos. El programa tendrá un lugar preponderante en la campaña. “La política de mejoramiento de acceso a la vivienda, tanto el Procrear como el paquete de los créditos hipotecarios a 30 años, es un eje de la agenda del Gobierno”, aseguraron en la Casa Rosada. Las obras ya forman parte de los spots de vivienda y urbanización. Macri encabezará un acto en los próximos días -y varios durante estos meses- con beneficiarios del plan. Los funcionarios estimaron que se entregarán unas 9.000 viviendas más este año, ya armaron un cronograma y el Presidente estará presente en diferentes del puntos del país.