Golpe al bolsillo: la impactante suba de precios de alquileres en el arranque de febrero

Febrero ya es un dolor intenso para los bolsillos de los inquilinos. Ocurre que, a partir del marco vigente para los contratos de alquiler, los incrementos nuevamente estarán atados a la variación inflacionaria. Y los pronósticos que emergen del ámbito de los comercializadores dan cuenta de una suba que superará el porcentaje elevado con el que cerró el mes pasado.

En esa dirección, desde CUCICBA, la entidad que nuclea a los corredores inmobiliarios porteños, indicaron a iProfesional que enero cerró con un aumento del orden del 51 por ciento. Y las voces consultadas dieron por descontado que los incrementos de febrero merodearán el 53 por ciento.

Ante este escenario, referentes de la organización intensificaron los contactos con todo el arco político para avanzar de una vez por todas con la modificación de la ley de alquileres vigentes. Los comercializadores entienden que el cambio de ítems como la indexación por inflación y el acotamiento de los tiempos de duración de los contactos terminará con las subas abruptas y, en simultáneo, alentará a los propietarios a que vuelvan a volcar inmuebles en el mercado locativo.

La intención de las inmobiliarias es que el eventual cambio resulte incluido en las sesiones extraordinarias que el Gobierno activará en el transcurso de febrero. Hasta ahora, el oficialismo no dio señales de querer contemplar el tratamiento de la ley de alquileres vigente. En las últimas horas, la entidad emitió un comunicado mediante el cual volvió a expresar su malestar por la ausencia del marco en el temario que se discutirá.

"Lamentamos profundamente que el Poder Ejecutivo Nacional no haya incorporado la reforma en la reciente convocatoria. Y recordamos que la iniciativa tiene amplio consenso en las fuerzas políticas con representación mayoritaria en el Parlamento. Este es un problema que afecta a millones de inquilinos en todo el país, y es un primer paso para resolverlo", inicia el texto que divulgó CUCICBA.

"Además, le va a dar a los propietarios una certidumbre que es muy necesaria para mejorar la oferta de inmuebles. Y así contribuir a estimular la actividad de todo el sector. Desde el Colegio Profesional Inmobiliario hemos trabajado intensamente durante todo el año pasado en la búsqueda de consensos para dicho proyecto. Les pedimos a los poderes públicos que se sensibilicen y le den un pronto despacho", concluye el comunicado.

En diálogo con iProfesional, Marta Liotto, presidenta de CUCICBA, sostuvo que el sector mantiene la esperanza de que el Gobierno incluya el pedido de modificación de la normativa en las extraordinarias que vienen.

"Es un tema que debería ser prioritario. La sociedad necesita esclarecer este tema. La incertidumbre que ha provocado la ley terminó perjudicando a todos los actores. Inquilinos y dueños están expectantes de este cambio tan necesario", dijo.

La inflación empuja los valores

La directiva sostuvo que una modificación inmediata de la ley aliviaría a los inquilinos, quienes dejarían de afrontar subas mensuales que se han vuelto impagables. Según la Liotto, previo al marco actual los ajustes en los alquileres oscilaban entre el 15 y el 20 por ciento semestral en los peores momentos inflacionarios. En la actualidad, algunos incrementos ya se están cerrando con subas que, si se las divide en semestres, bordean el 30 por ciento.

"El peor aumento anual, con inflación general del 60 por ciento, se ubicó en torno al 40. En ningún momento nos habíamos acercado al 53 por ciento como ocurrió en noviembre", ejemplificó.

"Enero cerró con incrementos del 51 por ciento. Y ese piso se trasladará a febrero. No tenemos una política habitacional y la ley generó una salida mayoritaria de propietarios. Hoy es imposible conseguir determinados departamentos", afirmó.

"Estamos en un contexto de oferta récord de propiedades en venta. Los pocos departamentos que se ofrecen parten de valores del orden de los 40.000 a 50.000 pesos mensuales. Sin incluir expensas. El Gobierno tiene que entender que transitamos una emergencia habitacional. Y que, si no hay cambios, cada vez más familias carecerán de opciones disponibles en términos de hogar", concluyó.