La reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la crisis en Gaza acabó sin acuerdo

La reunión fue solicitada por representantes de Kuwait, que representa a los países árabes en el Consejo, y de Bolivia, después de la peor escalada en las hostilidades desde la guerra de 2014 entre el grupo terrorista Hamas e Israel

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió a puerta cerrada el martes para hablar sobre la escalada de violencia en la Franja de Gaza entre palestinos y las fuerzas de Israel, aunque no se alcanzó un acuerdo sobre cómo manejar la crisis, dijeron diplomáticos.

La reunión fue solicitada por representantes de Kuwait, que representa a los países árabes en el Consejo, y de Bolivia, después de la peor escalada en las hostilidades desde la guerra de 2014 entre Hamas e Israel.

El embajador palestino en la ONU, Riyad Mansur, se dirigió a los periodistas tras 50 minutos de reunión y aseguró que el consejo estaba "paralizado" y había "fallado en asumir su responsabilidad" para actuar por el fin de la violencia.

No hubo una declaración del consejo sobre la crisis, una medida que necesita el consenso de los 15 miembros del organismo.

El embajador de Kuwait, Mansour al Otaibi, afirmó que la mayoría de los miembros del consejo son del parecer que la ONU "debería hacer algo" y algunos sugirieron realizar una visita a la región, pero no se tomó ninguna medida concreta.

Grupos palestinos, incluido el grupo terrorista Hamas, anunciaron antes de la reunión un cese al fuego con Israel.

Estos grupos dijeron que acatarían la tregua siempre y cuando Israel hiciera lo mismo, pero no hubo comentarios inmediatos de altos funcionarios del Estado hebreo.

El embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, dijo: "No aceptaremos un llamamiento para que ambas partes ejerzan moderación".

"Hay un lado que ataca y dispara 400 misiles a poblaciones civiles, y hay otro lado que protege a sus ciudadanos", señaló Danon en un comunicado.

Siete palestinos murieron y otros 26 resultaron heridos en Gaza en los ataques israelíes en respuesta contra el lanzamiento de cohetes a su territorio.

La última escalada de violencia comenzó el domingo con una operación fallida de las fuerzas especiales israelíes dentro de la Franja de Gaza en la que hubo muertos y que provocó que Hamas prometiera venganza.

Militantes palestino respondieron con cohetes y fuego de mortero. Un misil antitanque impactó contra un autobús que Hamas asegura estaba siendo utilizado por soldados israelís. En el ataque un soldado resultó herido de gravedad.

La respuesta armada hebrea fue contra varios objetivos y destruyó edificios, en el peor repunte de violencia desde la guerra desatada en 2014 entre Israel y el grupo islamista que gobierna el área.

Israel y los militantes palestinos en Gaza han librado ya tres guerras desde 2008, y las protestas y los enfrentamientos a lo largo de la frontera de Gaza desde el 30 de marzo han aumentado los temores de un cuarto conflicto armado.