Prevén reperfilar vencimientos de bonos en ocho semanas y piden apoyo a la oposición

El secretario de Finanzas, Santiago Bausili, afirmó que el Gobierno nacional "tiene la capacidad de reperfilar el vencimiento de los bonos de los próximos 10 años, probablemente en un proceso que duraría entre 6 y 8 semanas", para lo cual se requiere "el apoyo de la oposición, que convalide el esfuerzo y legitimice a esta administración como contraparte de esa negociación".

"La segunda condición es, obviamente, convencer a los inversores, los tenedores de estos títulos, de que el reperfilamiento es suficiente para mejorar las perspectivas de sostenibilidad de la deuda argentina", dijo Bausili al hablar durante el 2° Congreso de la Cámara de Agentes de Bolsa.

Según el Secretario, es necesario demostrar a los inversores que la reprogramación de pagos "es una medida definitiva, no que vamos a hacer un ejercicio y después la administración entrante lo va a borrar o eliminar como si no hubiese existido".

Bausili admitió, al disertar en el auditorio de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, que "exigir ese tipo de manifestación en un momento de campaña es muy complejo", por lo cual se decidió "ir por el camino más institucional".

"Que más allá de lo que se diga a nivel público, si el Congreso valida este proceso en función del proyecto de ley, entonces contaríamos en principio con la institucionalidad suficiente para enfrentar a los inversores", remarcó.

El funcionario recordó que está prevista una reunión en el Parlamento este miércoles, pero "no estoy seguro de si se va a hacer o no, tiene que haber primero un diálogo de la política para ver si tiene sentido hacerla".

"Curiosamente, dijo Bausili, los precios (de los bonos) están tan castigados que reflejan la posibilidad de este reperfilamiento de una manera rápida, porque un bono que paga intereses rara vez cotiza por debajo de 60 o 65 centavos y hoy están en 40 centavos".

El secretario agregó que un reperfilamiento que elimine la posibilidad de default del pago del principal en los próximos cuatro años, brindará un "interés económico y financiero de participar en esa transacción".

"La manifestación de acuerdo de la oposición -insistió Bausili- es necesaria, porque si nosotros nos ponemos a trabajar en ese proyecto, entablamos el diálogo con los inversores, y la oposición en una semana dice sí, esto es lo que necesitamos".

"Pero si en otra semana dice no, esto no va a funcionar, no va a servir, hace muy complejo ese diálogo y atrasa ese proceso de ejecución", manifestó.

El funcionario explicó que haber tomado financiamiento del Banco Central hubiera implicado "inmediatamente una ruptura del acuerdo con el Fondo Monetario y la posibilidad cero del próximo desembolso".

"Si íbamos por ese camino -evaluó Bausili- los analistas iban a notar que el Tesoro consumía reservas para atender los vencimientos y la cantidad de dólares disponibles para aguantar la moneda iba a ser muy limitada, con lo cual eran altas las chances de que eso dispare una corrida contra la moneda".

El secretario justificó la decisión de reprogramar pagos porque "impacta solamente sobre el sector de la sociedad que participa en el mercado financiero, mientras que la alternativa del control de cambios impacta sobre la sociedad en su conjunto".

De todos modos, advirtió, "implementar una reprogramación de los pagos sin hacer nada para mejorar las expectativas de default que están implícitas en los precios de los mercados al 2020 es muy irresponsable".