La recuperación de bonos argentinos viene explicada por un mejor clima global

Analistas del mercado no encuentran explicaciones a la suba de los bonos argentinos en factores locales.

Los bonos locales iniciaron un año de la manera opuesta en que habían finalizado el 2018. El riesgo país se aleja de los máximos de 830 puntos y cayó más de 140 puntos en las primeras semanas del año. A su vez, la tranquilidad cambiaria ya lleva vario meses, con el dólar más cerca del piso de la banda que del techo. Si bien hay factores que explican el escenario positivo para los activos locales, mucho tiene que ver con el buen humor de los mercados internacionales y el arranque de 2019 para los mercados emergentes: los bonos se recuperan y las monedas se apreciaron.

Argentina aprovechó el buen momento, recuperando parte de todo lo que había caído, sobre todo, en el último tramo de 2018.

La corrección de los mercados durante el 2018 comienza a mostrar oportunidades en este 2019. Mariano Fiorito, fund manager de Schroders destaca: “Luego de un 2018 muy malo para los mercados globales, estamos poniendo el foco en los mercados emergentes ya que es allí donde vemos valor para este 2019”.

Por otro lado, el fund manager del gigante global entiende que los precios de los activos emergentes están descontando una caída más débil del comercio internacional y gran parte del escenario negativo comienza a estar en los precios. Además, es un entorno en el que la FED podría empezar a detener la suba de tasas. “Particularmente desde Schroders esperan una sola suba de tasa por parte de la FED este año y ven consistentemente que los distintos bancos están corrigendo a la baja su expectativa de suba de tasa para 2019”, comentó.

Según el especialista, este escenario es positivo para los emergentes y se comienza a trasladar a los flujos. Según datos mencionados por Fiorito, en las últimas tres semanas se han visto ingresos a mercados emergentes por u$s 3.300 millones y en los últimos tres meses ingresaron más de u$s 27.000 millones. Es decir, empieza a revertirse el flujo negativo.

Este contexto positivo tiene un correlato de lo que están viendo desde la compañía para los activos locales.

"Los flujos a emergentes están retornando y esto tiene consecuencias directas positivas en Argentina", apunta Fiorito.

“En diciembre veíamos una liquidez baja en Argentina, ya sea por causas tributarias así como por un posicionamiento técnico de los fondos y por un tema de flujos propiamente dichos. Esto hacia que se distorsionen los precios de los activos, generando posibilidades de arbitraje. Ahora vemos una reversión en los flujos a emergentes general y en Argentina en particular, permitiendo que las acciones hayan tenido buena performance en el comienzo del año y los bonos comprimieron spreads. Es decir, los flujos a emergentes están retornando y esto tiene consecuencias directas positivas en Argentina”, destacó.

Desde Schroders entienden que los activos argentinos dejan de estar en una lista de intocables y volviendo a ser elegibles dentro del mundo de emergentes.

Los emergentes se suben a la tendencia

Leonardo Chialve, director de Delphos Investment, coincide con Fiorito al sostener que el contexto global es lo que empuja a la recuperación de los bonos locales.

“La deuda argentina viene siendo influenciada por un cúmulo de razones que van desde los desequilibrios macroeconómicos internos, el retiro de dinero de fondos emergentes durante 2018 y el menor apetito por instrumentos de baja calidad (high yield)”, sostuvo Chialva.

Además, desde la compañía aclararon que en octubre de 2018 se volvió a verificar un sentimiento de “risk off” global, afectando tanto a emergentes como a bonos corporativos norteamericanos high yield.

“Pero todos hicieron piso en la última semana de diciembre 18 para experimentar una fuerte recuperación. Se observa claramente que fue mucho mayor en los activos de riesgo alto no asociados a mercados emergentes, pero es dable destacar que estos últimos lograron subirse a la tendencia. La razón de esto último reside en los estímulos que está aplicando China, que podrían culminar en una reaceleración de su economía hacia la segunda parte del 2019”, comentó el director de Delphos Investment.

Sin cambios en los 'fundamentales'

Por último, según los analistas de Grupo SBS sostuvieron que en las últimas semanas no se han visto grandes cambios en los fundamentales y que el Gobierno lleva a cabo medidas económicas contractivas que apuntan a la estabilización pero que perjudican al nivel de actividad y que la suba de los bonos y acciones se explica más bien por cuestiones globales.

“El relajamiento de las condiciones financieras globales, cierto rebote de los commodities y mejores percepciones respecto de la actividad en Estados Unidos volvieron a dar combustible a la historia emergente. El gobierno sigue implementando su programa de estabilización apuntan-do a reducir la vulnerabilidad fiscal y externa de Argentina, pero la evolución de la actividad afecta la popularidad del gobierno a pocos meses de la elección y alimenta las dudas alrededor de la capacidad de Mauricio Macri de reelegir en estas condiciones. En este marco, entendemos que el desempeño de los activos argentinos parece asociado a una recuperación del sentimiento global y los flujos hacia las economías emergentes, sin grandes mejoras idiosincráticas”, sostuvieron desde SBS.

El futuro del Riesgo País Argentino

Sabrina Corujo, directora de Portfolio Personal Inversiones (PPI), tambien coinicente en que el movimiento reciente de la curva es positivo, pero en su caso destaca que la misma responde a la combinación de una más tranquila coyuntura externa y acumulación de señales buena en lo local.

"Esperamos que una caída en los rendimientos de toda la curva, y normalización de la pendiente continue, pero a un ritmo menor de las últimas semanas. Esto en un escenario que lo que estamos corrigiendo ahora es en gran parte el sobrecastigo que hubo en la última parte del 2018, y no creemos justificada en los fundamentals", sostuvo Corujo.

En cuanto a los objetivos que proponen desde PPI para el riesgo país la ubican en que el mismo se estacione en la zona de 650 a 600 puntos, siendo los 500 puntos un escenario más optimista.

"No creo volvamos rápidamente a niveles del orden de los 350 puntos de principios de 2017, en un escenario externo y propio bastante diferente. Sin embargo, de continuar en este camino, un objetivo relativamente de corto puede ser la zona de 650-600 puntos básicos, y si se cumple el escenario base proyectado (una economía en recuperación, estabilidad financiera, inflación en baja, continuidad del Gobierno, etc) un riesgo país nuevamente en la zona de 500-450 a un año vista", afirmó Corujo.