El gobierno echó al segundo de Oscar Aguad y crece la tensión en el Ministerio de Defensa

El presidente Macri emitió un decreto con el "cese de funciones" de Horacio Chighizola. Asumirá en su lugar Paola Di Chiaro, cercana a Marcos Peña.

El gobierno emitió un decreto en el que definió el "cese de funciones" de Horacio Chighizola, el segundo del ministro de Defensa Oscar Aguad, que hasta hoy se negaba a renunciar a su cargo para ser reemplazado por Paola Di Chiaro como secretaria de Estrategia Militar.

Según confirmó Infobae, por medio del decreto 2019-146 APN-PTE el propio presidente Mauricio Macri decidió terciar en la polémica desatada y dejó sin efecto el cargo que tenía Chighizola.

"El servicio jurídico del Ministerio de Defensa tomó la intervención que le compete" y dispuso el "cese de funciones" del Secretario de Estrategia Militar.

De esta manera, en la Secretaría Legal y Técnica de la Presidencia ya estaba preparado el nuevo decreto para ser emitido mañana que designará a Paola Di Chiaro en el lugar de Chighizola.

Así, con la designación de la nueva funcionaria el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Fulvio Pompeo tendrá mayor poder de decisión en Defensa al igual que hoy lo tiene en la Cancillería conducida por Jorge Faurie. Al parecer, esto responde a una idea de Pompeo y del jefe de Gabinete Marcos Peña de darle a la estrategia de Defensa de la Argentina un perfil más vinculado a la política exterior como ocurre en muchos países. De allí la idea de instalar a Di Chiaro en ese puesto clave ya que esta funcionaria tiene muy buena llegada con los altos mandos castrenses y es respetada por sus conocimientos en materia militar.

La decisión de echar a Chighizola casi por la fuerza se tomó luego de que el segundo de Aguad se negara a renunciar. Según comentaron a Infobae fuentes cercanas al dirigente radical, el ministro Aguad nunca le dio las razones concretas para su desplazamiento. Tampoco le resultó aceptable un ofrecimiento para ocupar la embajada argentina en Nicaragua y entendió que el maltrato recibido no era acorde a la "tarea impecable" que venía desarrollando hasta ahora. En el ámbito castrense Chighizola es muy respetado.

La tesitura de Chighizola de mantenerse en el cargo se asimila a la salida polémica de José Aranguren como ministro de Energía, quien en su momento también se negó a renunciar y hubo que exigir el cese de sus funciones en una decisión que le generó un fuerte dolor de cabeza al propio Macri.

La semana pasada Aguad intentó echar del Ministerio a su segundo pero la movida no surtió efecto ya que el funcionario de extracción radical se negó a renunciar hasta tanto Aguad le explicara en detalle los fundamentos de su alejamiento. Para ocultar semejante desplante, Chighizola fue borrado extrañamente el viernes pasado de una lista de invitados a un acto que iba a presidir como segundo en Defensa en Campo de Mayo.

En Defensa y en el sector castrense hay plena coincidencia de que la estrategia de sacar a Chighizola del camino fue una manera que buscó Aguad para encontrar un "chivo expiatorio" ante la crisis que generó la idea de que los militares sean apartados de la conducción del IOSFA, la obra social del personal en actividad y retirado de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, Chighizola no tenía vínculo alguno con el manejo del IOSFA, su reputación en el ámbito militar es alta y sus diferencias con Aguad vienen de larga data por contrapuntos en el criterio del manejo presupuestario, la idea de priorizar funciones para las Fuerzas Armadas y el agregado de dos personalidades muy fuertes contrapuestas.