Canje de deuda: el Gobierno analiza propuestas de bancos extranjeros y los mercados descuentan una quita menos agresiva

Los bonos en dólares bajo ley local subieron 15% y se siguen recuperando. No hay acuerdo con la oposición.


El secretario de Finanzas, Santiago Bausili, comenzará a analizar con su equipo técnico las propuestas de canje de deuda que acercaron más de una docena de bancos internacionales. La fortísima suba que tuvieron los bonos en dolares que cotizan bajo legislación local revela qué es lo que está esperando el mercado: una renegociación de la deuda con quita, pero en un proceso mucho menos agresivo que la reestructuración de 2005.

Según la presentación que realizó hace dos semanas el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, el objetivo es avanzar con un canje que despeje los vencimientos de bonos desde 2020 hasta 2023, es decir todo el mandato del próximo gobierno. Y en base a esta idea se pidieron ideas a un grupo de bancos internacionales. La mayoría de ellos ya colocó deuda argentina en los últimos años.

El mercado recibió con escepticismo, sin embargo, esta idea inicial. La fuerte caída en el precio de los bonos reveló que en realidad se espera una oferta más agresiva. "Si no hay quita en los intereses será muy difícil poder pagar la deuda a partir del año que viene, porque representan cerca de 3,5% del PBI".

“ Alberto Bernal consideró que sería “un grosero error” que se avance con una quita del capital de la deuda. “No bajaría mucho el pago de los intereses ni la relación de la deuda contra el PBI”, explica”

El análisis que se realizará de los distintos proyectos presentados revela que aún no hay nada definido y mucho menos un proyecto de ley para ser enviado al Congreso. En la oposición tampoco mostraron demasiado interés por avanza con el tema y se especuló con que el Gobierno podría avanzar a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia. Parece, sin embargo, un instrumento demasiado débil para encarar una transacción de semejante envergadura.


Ayer los títulos argentinos de plazos más cortos, como el Bonar 2020 y el 2024, ambos emitidos bajo ley local tuvieron espectaculares subas: 16% y 15% respectivamente. "Las caídas de la semana pasada habían sido muy exageradas y ahora el mercado empezó a corregir", explicó uno de los principales operadores de bonos locales. El Bonar 2020, que había caído a niveles cercanos a USD 35 ayer finalizó a 49,50 dólares.

“ El Bonar 2020 había caído desde USD 93 a niveles cercanos a USD 35 luego de las PASO. Ahora recuperó y ya cotiza a niveles cercanos a USD 50. Los inversores piensan que la quita de deuda no sería finalmente tan agresiva”

Un informe divulgado ayer por Alberto Bernal, de XP Securities, indicó que "consideramos que a estos niveles hay fuertes oportunidades de compra de bonos argentinos en dólares". Según el especialista, "Argentina presenta un problema de solvencia y no de liquidez. Pero es importante que el tipo de cambio real no siga aumentando, porque la deuda pasaría a niveles de 110% del PBI y allí el problema sería mucho más grave".

Bernal consideró que una condición necesaria para avanzar con un canje de deuda "razonable", es decir con bajos niveles de quita de capital, es que la Argentina se mantenga dentro de un programa con el FMI y reciba los desembolsos pendientes. "Pensamos que si el próximo gobierno decide una quita sobre el capital de los bonos sería un grave error, ya que el ahorro sobre el pago de intereses y la relación de la deuda en relación al PBI sería muy baja en relación con el costo que se estaría asumiendo".

En caso de que se pudiera avanzar con un canje de deuda amigable con el mercado, es decir con alargamiento de plazos pero muy bajos niveles de quita, un Bonar 2020 podría volver a valores superiores a los USD 70. Este título debería devolver USD 100 por lámina en octubre del año que viene, pero el mercado ya descuenta que será reprogramado, junto con otros títulos que vencen en plazos más cortos.

En los últimos días, tanto Cristina Kirchner como Alberto Fernández, los máximos referentes de Frente de Todos, expresaron que la voluntad es pagar la deuda pero "no a costa de las necesidades del pueblo". De esta manera, ya condicionaron el cumplimiento de los futuros vencimientos pero sin dar mayores detalles de cómo lo harían.