Trombofilia: demasiados estudios y prescripciones innecesarias

Expertos del Grupo Cooperativo Argentino de Hemostasia y Trombosis (Grupo CAHT) expresaron su preocupación por la repercusión que se le ha dado en los últimos meses a la problemática de la "trombofilia", la mayoría de las veces con comentarios sin el debido conocimiento científico, generando desinformación, preocupaciones infundadas, solicitud de estudios médicos innecesarios y prescripciones de medicamentos que no corresponden.

"Distintas versiones e incluso hasta un proyecto de ley presentado en el Congreso, hacen referencia a la necesidad de prevenir la trombofilia incorporando estudios previos e indicaciones farmacológicas innecesarias en lugar de proponer verdaderas soluciones para prevenir en la población los riesgos asociados a otra condición, como lo es la "trombosis", que se produce cuando se forman coágulos que obstruyen la circulación sanguínea y que pueden ser causales de discapacidad e incluso de muerte" , manifestó la doctora Andrea Rossi, médica hematóloga, presidente del Grupo CAHT.

"Es importante tener en cuenta que si sumamos la enfermedad cardiaca isquémica y el ACV -ambas originadas por trombos-, en conjunto son responsables de 1 de cada 4 muertes en el mundo", insistió.

"La trombofilia consiste en una mayor predisposición de la sangre a formar coágulos o trombos, principalmente en las venas. Es importante aclarar que la trombofilia no es una enfermedad, es sólo un factor de riesgo para determinadas patologías. Puede darse tanto en hombres como en mujeres. Su detección se evalúa mediante estudios de laboratorio que no son de rutina, sino que sólo deben solicitarse ante ciertos síntomas o signos clínicos como trombosis, embolia pulmonar o pérdidas recurrentes de embarazos, entre otros" , afirmó la doctora Patricia Casais, hematóloga miembro del Grupo CAHT.

La trombofilia puede ser hereditaria o adquirida. Diversos estudios de sangre permiten diagnosticar una y otra. Sin embargo, los especialistas recalcan que ser portador de alguna alteración genética para trombofilia no significa que se vaya a padecer de trombosis o pérdidas de embarazos. Hay portadores que nunca han sufrido complicaciones en el embarazo y que llegan a la sexta década de vida sin episodios trombóticos.

"No hay evidencia científica de que la trombofilia hereditaria sea responsable de complicaciones obstétricas, mientras que la trombofilia adquirida se relaciona sólo al 3-5% de estos casos. La asociación de complicaciones obstétricas con trombofilia está claramente definida sólo para un tipo de trombofilia adquirida conocida como "Síndrome Antifosfolípido", que representa la única complicación para la cual están claramente indicadas una clase de medicamentos denominados "heparinas"" , remarcó por su parte la doctora Soledad Molnar, médica de planta del Servicio de Hematología de la Clínica Universitaria Reina Fabiola de Córdoba.

EVALUAR EL RIESGO

Los estudios de trombofilia contribuyen a evaluar el riesgo de recurrencia de la trombosis o recurrencia de la misma; sin embargo, en el transcurso de los últimos años los protocolos de evaluación sufrieron algunos cambios. Así, en base a importantes evidencias científicas, se modificaron algunos de los criterios establecidos previamente sobre qué estudios solicitar y ante qué circunstancias, como así también la interpretación de sus resultados y el impacto en las decisiones terapéuticas.

En relación a la importancia de realizar estudios de trombofilia a la población, en 2016 se llevó a cabo un importante relevamiento a cargo de profesionales del Grupo Cooperativo Latinoamericano de Hemostasis y Trombosis (CLAHT) y del Hospital de Clínicas de Montevideo, Uruguay, con la participación de profesionales de Argentina, Uruguay, Brasil, Perú, Venezuela y otros países de la región. El análisis de los resultados mostró, más allá de lo recomendado, un altísimo porcentaje de solicitudes de determinaciones para trombofilia en casos en que dicha evaluación no era recomendable.

"La sobreindicación de estos estudios podría conducir a una estimación incrementada del riesgo trombótico del paciente y consecuentemente, a una prescripción de anticoagulación innecesariamente prolongada, con los riesgos que esto puede acarrear" , destacó el doctor Guillermo Arbesú, jefe de Hematología del Hospital Notti de Mendoza,

Por otra parte, la encuesta también mostró un alto porcentaje de solicitud de parámetros que no han sido validados como factores de riesgo para Enfermedad Tromboembólica Venosa. Se concluyó que si bien la situación no fue uniforme y resultó diferente según los países, se requieren acciones correctivas, mayor información y educación sobre este tema tan controversial.