Alimentos que protegen la salud bucal

Casi el 70% de los niños tiene caries según un relevamiento del Gobierno de la Ciudad. Mantener los dientes sanos dependerá de varios factores, pero el origen de este problema va más allá de los malos hábitos de higiene bucal: su causa podría encontrarse en la alimentación.­

La comida que elegimos y la frecuencia con la que la ingerimos afectan a todo el cuerpo, por eso, una mala alimentación traerá también como consecuencia una mala salud bucal.­

A la hora de saciar el hambre de los chicos o concederles pequeños gustos, las golosinas y las gaseosas azucaradas suelen ser grandes aliadas, pero a su vez, éstos pueden afectar el crecimiento de los dientes definitivos y ser los responsables de algunos problemas en su boca, como por ejemplo la aparición de caries.­

Esta patología ocurre cuando las bacterias entran en contacto con el azúcar que se ingiere y causan ácidos que atacan los dientes durante 20 minutos o más. No es necesario eliminar completamente de la dieta las comidas altas en azúcar, pero sí considerarlas una amenaza y controlar las cantidades que ingieren reemplazándolas por alimentos bajos en azúcar. Asimismo, es fundamental que los niños mantengan una dieta equilibrada e ingieran una gran variedad de alimentos de los cinco grupos: hortalizas, frutas y semillas; cereales y legumbres; lácteos y derivados; carnes, pescado y huevo; aceites, grasas y azúcares.­

Cabe aclarar que la salud bucal no se verá afectada únicamente por lo que comen sino también por el momento en que lo hacen. Los alimentos ingeridos durante una comida principal (desayuno, comida y cena) son menos nocivos dado que en esa ocasión se libera más saliva, que ayuda a masticar y a pasar los alimentos de la boca al sistema digestivo. Además, la saliva tiene un rol crítico a la hora de contrarrestar los efectos de los ácidos sobre los dientes. Es en este sentido que resulta extremadamente importante que los chicos sigan una dieta equilibrada y no picoteen entre las comidas.­

Entre los alimentos que pueden beneficiar la salud bucodental de los niños se encuentran: el queso, la leche, el yogurt, las verduras de hojas verdes y las almendras, gracias al gran aporte de calcio y otros nutrientes. Otros alimentos que benefician la salud bucal son aquellos ricos en proteínas, como la carne, el pescado y los huevos, que también son las mejores fuentes de fósforo. Ambos minerales desempeñan un papel determinante, ya que protegen y reconstruyen el esmalte dental.­

Por otro lado, las frutas y verduras son una buena opción para una sonrisa saludable, ya que generalmente tienen un alto contenido de agua y fibra que equilibran los azúcares que contienen y ayudan a limpiar los dientes. Además, ayudan a estimular la producción de saliva, que elimina los ácidos de la comida y las partículas de alimentos como también contribuye a neutralizar el ácido, protegiendo los dientes de la caries. Asimismo, muchas frutas y verduras contienen vitamina C (importante para unas encías sanas y reparación rápida de las heridas) y vitamina A (otro nutriente clave en la construcción del esmalte dental).