Microsoft pelea en tribunales por las fronteras de Internet

El gigante tecnológico Microsoft y el gobierno de Donald Trump se enfrentaron en el Tribunal Supremo de Estados Unidos en un caso que podría delimitar cuáles son las fronteras de Internet y qué poder tiene Washington para acceder a correos electrónicos almacenados en el extranjero.

El alto tribunal celebró una audiencia de una hora para evaluar el caso, cuya sentencia no se conocerá hasta junio.

Los jueces se mostraron divididos sobre cómo resolver la batalla que enfrenta a Microsoft y a las autoridades, quienes quieren que las compañías tecnológicas establecidas en la Unión le permitan acceder a correos electrónicos almacenados en servidores en otros países.

Dos de los nueve jueces, John Roberts y Samuel Alito, ambos conservadores, se mostraron a favor de la posición del gobierno de Trump, mientras que los progresistas Ruth Bader Ginsburg, Stephen Breyer y Sonia Sotomayor cuestionaron la necesidad de que el Tribunal Supremo intervenga.

Estos tres magistrados consideraron que sólo el Congreso tiene poder para mediar en asuntos de importancia internacional y, además, abogaron por esperar a ver qué ocurre con una nueva propuesta de ley, llamada "Cloud Act" ("La ley de la nube"), que resolvería algunos de los asuntos pendientes del caso.

"El gobierno pide a este tribunal que le dé poderes extraordinarios. Sólo el Congreso puede darle ese poder. Estamos hablando de la arquitectura de los proveedores de Internet, del futuro de Internet y del consenso internacional sobre soberanía", explicó Breyer.

Durante la audiencia, el abogado que representa a Microsoft, Joshua Rosenkranz, alegó que la compañía "legítimamente" se negó en 2013 a entregar a la Justicia unos correos electrónicos ligados a un caso de narcotráfico y que estaban almacenados en un servidor en Dublín, Irlanda. La empresa actuó así porque de ceder habría facilitado que otros gobiernos forzaran a las firmas tecnológicas a transferir información almacenada en territorio estadounidense.