Se acordó la necesidad de reformar la Organización Mundial del Comercio

El documento, que lleva el título "Construyendo consenso para un desarrollo justo y sostenible", dice que el comercio internacional y la inversión son importantes motores de crecimiento, productividad, innovación, creación de empleo y desarrollo".

Los líderes del G20 acordaron hoy en Buenos Aires la necesidad de reformar la Organización Mundial del Comercio (OMC), el organismo intergubernamental que regula el comercio internacional, según el documento final adoptado en el segundo y último día de la cumbre.

El documento, que lleva el título "Construyendo consenso para un desarrollo justo y sostenible", dice que el comercio internacional y la inversión son importantes motores de crecimiento, productividad, innovación, creación de empleo y desarrollo".

Tras reconocer la "contribución que ha tenido el sistema multilateral de comercio" diseñado en su día para ese fin, el texto determina que actualmente "no cumple con sus objetivos y hay espacio para su mejora".

Por lo que, afirma el documento de siete páginas, los líderes del G20 "apoyan la reforma necesaria de la OMC para mejorar su funcionamiento" y prometen revisar el progreso en la próxima cumbre.

La OMC es la organización internacional que se ocupa de las normas que rigen el comercio entre los países.

Los pilares sobre los que descansa son los Acuerdos de la OMC, negociados y firmados por la gran mayoría de los países que participan en el comercio mundial y ratificados por sus respectivos parlamentos.

El objetivo declarado del organismo es "ayudar a los productores de bienes y servicios, los exportadores y los importadores a llevar adelante sus actividades".

La OMC sirve de foro para la negociación de acuerdos encaminados a reducir los obstáculos al comercio internacional y a asegurar condiciones de igualdad para todos, y contribuye así al crecimiento económico y al desarrollo.

Asimismo, ofrece un marco jurídico e institucional para la aplicación y la vigilancia de esos acuerdos, así como para la solución de las diferencias que puedan surgir de su interpretación y aplicación.

La OMC nació en 1995, como sucesora del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), establecido tras la segunda guerra mundial.

El GATT y la OMC han contribuido a crear un sistema comercial que permitió lograr un crecimiento sin precedentes del comercio mundial en los últimos 50 años.

En ese período, las exportaciones de mercancías han registrado un aumento promedio anual del 6 por ciento y, en 2000, el total de los intercambios comerciales era 22 veces superior al nivel alcanzado en 1950, recuerda la OMC en su página web.

El sistema se creó mediante una serie de negociaciones comerciales, o rondas, celebradas en el marco del GATT.

Las primeras rondas se centraron principalmente en las reducciones arancelarias, si bien posteriormente las negociaciones pasaron a incluir otras cuestiones como las medidas antidumping y no arancelarias.

La última -la Ronda Uruguay, que se desarrolló entre 1986 y 1994- dio lugar a la creación de la OMC.

A lo largo de los últimos 60 años, la OMC y el GATT, han ayudado a crear un sistema internacional de comercio sólido y próspero que ha contribuido al logro de un crecimiento económico mundial sin precedentes.

La OMC está integrada por alrededor de 160 miembros, que representan más o menos 95 por ciento del comercio mundial; unos 25 países están negociando su adhesión a la Organización.

La Secretaría de la OMC, con sede en Ginebra, tiene una plantilla de unos 640 funcionarios, encabezada por un director general, y su presupuesto anual asciende a unos 197 millones de francos suizos.