Marc Jacobs, el famoso diseñador anti tecnología

Marc Jacobs es, por supuesto, un ícono de la moda. Y también una persona que se define a sí mismo como "anti tecnología", sin embargo, su charla en el ciclo de conferencias de SXSW fue una de las más comentadas.

Entrevistado en vivo por la directora creativa digital de Vogue, Sally Singer, Jacobs se dedicó –con simpatía, pero sin dar el brazo a torcer- a "escandalizar" a la audiencia, mayoritariamente amante de las telas inteligentes, las computadoras, wearables y la Internet de las Cosas.

La charla se llamó El diseñador de modas en la era de los medios sociales. Y el título no es caprichoso: Jacobs es usuario desde hace dos años de la red social Instagram, pero según sus propias palabras: "Lo mejor que sé hacer en internet es mandar e-mails. Y también soy bueno buscando en Google, pero eso es todo".

Jacobs incluso admitió –para el horror de los presentes- que jamás compró ropa on line, ni siquiera para probar cómo sería. Su obsesión contra la tecnología lo llevó en su último desfile a pedirle al público, que de ser posible, se abstuvieran de usar el teléfono celular.


"Hace varios años que hacemos desfiles en Nueva York", dijo. "Y mi forma de pensar es que, de alguna manera, un desfile se parece mucho a una experiencia teatral. Yo quiero que la gente se concentre en la ropa. Y sé que no puedo controlar la experiencia de la gente, pero puedo llevarla hacia donde quiero. No puedo prohibir a la gente que use sus teléfonos en un desfile, pero sí les pido, amablemente, que no los usen y que se concentren en el desfile que tienen delante. Es como llegar a un punto medio. Y la mayoría de la gente está dispuesta a ceder un poco".

Lo que es curioso es que teniendo una actitud tan anti tecnología, sea tan asiduo usuario de Instagram. Y fue por ese lado que Sally Singer llevó la conversación.


“No puedo prohibir a la gente que use sus teléfonos en un desfile, pero sí les pido, amablemente, que no los usen y que se concentren en el desfile que tienen delante”, dijo Jacobs durante la charla que brindó en el marco del SXSW

"Mi cuenta de Instagram no la veo como una herramienta de marketing. No creo que poner una foto mía genere ventas o ingresos para alguien. A lo sumo me hace a mí, como persona, un poco más accesible a un cierto grupo de gente".

Y es por eso que el diseñador, muchas veces, le manda emojis de besos y saludos a sus seguidores. "No sos una marca, sos un ser humano que se pone los pantalones a la mañana como cualquier mortal".


Si bien toda la conversación tuvo un tono ligero y divertido, sólo se tornó sombría cuando se habló de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. Singer le preguntó por qué varias veces publicó fotos con remeras que apoyaban a Hillary Clinton, a lo que Jacobs respondió: "Siempre que lo hice, lo hice por un convencimiento personal. No creo que los diseñadores de moda tengan una obligación específica de tener una postura política".

Pero lo más interesante vino cuando un miembro de la audiencia preguntó: "¿Diseñaría ropa para el presidente Trump o para la Primera Dama Melania Trump?". Jacobs suspiró, negó con la cabeza y dijo: "Prefiero poner mi energía en ayudar a la gente que este presidente ataca y lastima que en diseñar ropa para él o su mujer".