El plazo fijo tradicional no es negocio: cuál es la tasa de interés "ideal" para no perder frente a la inflación

Los ahorristas están "perdidos" ante los datos tan altos de inflación que se registran en los últimos meses, por lo que ponen en duda la renta actual que pagan los plazos fijos tradicionales.

La tasa de interés que abonan las colocaciones a 30 días es de 43,5% anual, cifra que equivale a una ganancia de 3,6% mensual. Un porcentaje que queda bastante por debajo respecto al alza de precios que hubo en el primer trimestre y del que se proyecta para el corriente abril.

Es que si se toma el último dato oficial de inflación de febrero de 4,7%, y que se estima que en marzo fue muy similar o más alto, el interés ofrecido por los plazos fijos perdieron por goleada como inversión.

De esta manera, se refuerza la comparación entre la tasa ofrecida por estos instrumentos respecto a la inflación en el período más corto para las colocaciones, debido a que en esta instancia se observan diferencias.

"En las inversiones personales el planteo es si la tasa de los plazos fijos le gana a la inflación, o si es más conveniente realizar un plazo fijo ajustado por inflación (UVA). O, directamente, comprar dólares", se pregunta Roberto Geretto, economista y portfolio manager de Fundcorp.

Expectativas de Inflación versus plazo fijo

En el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), encuesta que realiza el Banco Central entre más de 40 analistas, se proyecta con tendencia alcista que la inflación para 2022 se ubicará en niveles en torno al 60%.

Claro que esta es una radiografía en base al momento actual de la Argentina, y dependerá de lo que suceda en los próximos meses.

"Se debe analizar si el acuerdo con el FMI podrá instrumentarse, cumpliendo el país con las revisiones trimestrales que realice el organismo internacional", detalla Geretto a iProfesional.

Por su lado, agrega que tampoco se espera que haya un salto en el tipo de cambio oficial, sino que las estimaciones se centran en que el dólar seguirá con "su lenta devaluación diaria", administrada por el BCRA.

Finalmente, el escenario esperado es que el aumento de tarifas de servicios públicos será moderado, "debiendo el Gobierno obtener fuentes adicionales de ingreso (o licuación de gastos), para poder cumplir la meta de déficit primario del 2,5% del PBI acordada con el FMI", complementa este economista.

¿Sirve el plazo fijo como inversión?

Bajo este panorama inflacionario, la discusión que se plantea es si los próximos meses pueden ser atractivos para volcarse a ahorrar en un plazo fijo tradicional.

La radiografía de hoy indica que un plazo fijo minorista tradicional otorga una tasa nominal anual (TNA) de 43,50%, implicando este nivel, si se renueva mes a mes la colocación más los intereses mensuales conseguidos, en una tasa efectiva anual (TEA) del 53,33%.

"Esta tasa se ubica bastante por debajo de las expectativas de inflación del 2022", sostiene Geretto.

Por lo tanto, ante este contexto de suba de precios, se coloca al plazo fijo UVA, que es el que ajusta y brinda cobertura por inflación, como la "opción natural" como garantía para no salir perdiendo poder de compra de los ahorros en pesos.

En consecuencia, si el escenario es de una inflación de 60% para todo 2022, el retorno efectivo (TEA) que otorgaría un plazo fijo UVA sería de 61,5% anual, que es "muy superior al plazo fijo tradicional".

Riesgos del plazo fijo atado a la inflación

Uno de los riesgos que usualmente generan dudas en los ahorristas es qué ocurre en caso que en algún mes la inflación sea inferior a la tasa que ofrece un plazo fijo tradicional.

"En ese caso, está la opción del plazo fijo UVA precancelable, el cual finalmente paga la tasa de precancelación antes de los 90 días de constituido, que es el período mínimo solicitado. Por tanto, es solo cuestión de ir comparando mes a mes quién gana la carrera de tasas versus inflación", recomienda Geretto.

Hoy la tasa de precancelación, que puede ser "gatillada" después de los 30 días de realizada la colocación, es de 38,50% anual. Un nivel mensual que equivale a 3,2%. Por lo que, a datos actuales, sirve esta opción para rescatar los fondos pero se pierde contra la avanzada de los precios.

Otro riesgo que destaca este economista es el peligro de intervención del Indec, o que, por alguna otra cuestión, el organismo "deje de medir la inflación correctamente".

"En ese caso, no sólo está la opción de precancelar el plazo fijo, sino que, en el peor de los casos, sólo se vería afectado parcialmente el pago de intereses, mientras que el capital no sufriría una caída nominal, como sí ocurriría en ese escenario con los bonos CER", detalla Geretto.

Por último, completa este analista que la única "contra" que no puede ser contrarrestada es la liquidez, ya que un plazo fijo UVA precancelable requiere que se deje el capital inmovilizado, al menos, por 90 días para que este otorgue una renta de inflación UVA más 1% de premio.

"Por lo tanto, es un instrumento sólo para inversores con ese horizonte de tiempo", dice este experto, ya que si se retiran los pesos depositados entre los 30 y los 89 días se estaría perdiendo frente a la inflación.

Cuál es la tasa de interés que necesitan los ahorristas

De ese modo, se tiene que un plazo fijo tradicional, actualmente, no llega a compensar la inflación esperada, aunque en algún mes particular pueda ganarle.

En resumen, un primer piso para la tasa de los plazos fijos sería que paguen de acuerdo a la suba de precios de la economía.

"Así, suponiendo una inflación para los próximos 12 meses de casi 60%, la TEA del plazo fijo tradicional en 53,33% queda corta", sostiene Geretto.

Adicionalmente, acota que tanto el dólar como la inflación presentan "cierta volatilidad y dificultad para su proyección a futuro".

Por lo tanto, la conclusión es que "no sólo un plazo fijo debe remunerar la expectativa de inflación, sino también compensar el riesgo que se asume".

De ese modo, bajo un escenario de una inflación para los próximos 12 meses de casi 60%, si se le agrega una prima de riesgo del 3%, la tasa del plazo fijo como mínimo, según este economista, "debería ubicarse en casi una TNA del 47%, para obtener una TEA del 59% aproximadamente".

Es decir, debería ofrecer, al menos, 3,5 puntos porcentuales más de la renta que brinda en la actualidad, que es de 43,5% de TNA.

En conclusión, los datos negativos de la inflación de los últimos meses "corre el arco" de todas las variables nominales de la economía, como dólar, tasas, entre otras.

"Entonces falta brindar algo más de tasa para otorgar más incentivos al ahorro en pesos. Por supuesto esto no es gratis, debido a que lleva más interés a un mayor déficit cuasifiscal, y también un aumento en las tasas para los demandantes de crédito", finaliza Geretto a iProfesional.-