Cómo evitar frustrarse y sentir envidia al compararse con otras personas en las redes sociales

Una especialista cuenta las estrategias para navegar por Instagram y Facebook, entre otras, de una forma sana


Unas 3.000 millones de personas son usuarias de al menos una red social, lo que representa alrededor del 40% de la población mundial, y se calcula que cada una dedica en promedio dos horas al día compartiendo publicaciones, enviando mensajes, dando me gusta o actualizándolas, de acuerdo con el informe Global Statshot: Digital in Q3 2017, compilado por las plataformas We Are Social y Hootsuite.

Ante dichas cifras, no hay duda que las redes sociales juegan un papel importante en nuestras vidas, por lo que vale la pena preguntarse si al utilizarlas ¿podríamos estar sacrificando, además de nuestro tiempo, nuestra salud mental y nuestro bienestar?

Y es que, a menudo las personas eligen compartir, sobre todo en Facebook e Instagram (las dos redes sociales más populares), nada más los aspectos banales y brillantes de sus vidas: viajes, fiestas, relaciones sentimentales y hasta ascensos laborales o adquisición de bienes de lujo; excluyendo los malos momentos y sus actividades rutinarias.

Ante estos contenidos, es natural que muchas personas se sientan desplazadas al grado de sentir que su propia vida es insuficiente, desarrollando sentimientos negativos como la frustración, envidia o la soledad


Emma Kenny, una reconocida psicóloga de la Universidad de Manchester, Inglaterra, expuso en entrevista al Daily Mail que, incluso los más conocedores de las redes sociales, pueden verse perturbados por la “perfección” que a menudo se proyecta en línea.

“ El mayor problema al comparar tu vida con las que ves en el mundo cibernético se debe a un hecho muy simple: en realidad no tienes la información necesaria para evaluar la realidad de tu comparación”

“Solo puedes saber si su vida es realmente mejor que la tuya si tienes todas las piezas del rompecabezas, y simplemente, no las tienes y nunca las tendrás. Además, cuanto más quieras creer que otras personas lo están pasando mejor que tú, más elegirás creerlo y tu sesgo personal simplemente comprará esta perspectiva”, añadió.

Al respecto, comparte algunos consejos para navegar en el campo minado de las redes sociales y resistirse a sucumbir a esa ansiedad de compararse y creer que tu vida es insuficiente.

Estar agradecido


A veces, puedes quedarte tan atrapado preocupándote por cómo debes lucir o por lo que te gustaría tener que no puedes ver lo que está frente a tus ojos.

Siéntate y escribe una lista de todas las grandes cosas de tu vida. Esto puede ser algo tan simple como notar la cómoda cama en la que duermes todas las noches o la forma en que tu perro te ama tal como eres.

Al concentrarte en los elementos aparentemente pequeños pero muy especiales que hacen que tu vida sea como es, comienzas a pensar y sentirte más positivo. Aprende a celebrar lo que realmente importa.

Si te motiva, es significativo

El valor de realizar cualquier actividad implica evaluar lo que recibes a cambio. Si usas las redes sociales para establecer objetivos y trabajar hacia ellos, entonces tiene valor.

Algunas comparaciones pueden ser útiles, como ver a un colega asistir a un curso de capacitación y, en consecuencia, obtener un ascenso, es algo que también tú puedes emular y lograr. O si estás trabajando para ponerte en forma y pasas tiempo mirando fotos, blogs y videos de esas personas influyentes o amigos que te inspiran, entonces lo más probable es que te motive y te recuerde los aspectos positivos de mantenerte en el camino correcto.

Sin embargo, si te sientes negativo hacia tu propio aspecto físico y mentalidad porque estos estándares sociales te recuerdan lo que no has logrado, sabotearás el autocambio y terminarás sintiéndote resentido y desmotivado.

Concéntrate en tu propia identidad


Eres completamente único, y es por eso que en lugar de compararse con otras personas; es una tarea mucho más gratificante pasar tiempo concentrándote en los dones, habilidades y rasgos innatos que tienes la suerte de tener.

Una vez que descubras lo que te hace destacar, crecerás en confianza y cultivarás las habilidades que te resulten fáciles. Entonces, en lugar de tratar de emular a otros, permite que tu individualidad única brille.

Pensar más allá de la imagen

Las redes sociales pueden mostrarte una gran cantidad de imágenes y contenido que te hacen sentir menos talentoso, pero son solo una pequeña pieza del rompecabezas.

Por ejemplo, cuando ves a Beyoncé brillar sobre el escenario, rara vez piensas en los meses que ha dedicado a crear su espectáculo de baile altamente coreografiado.

El trabajo duro, la dedicación y la perseverancia son la base de las situaciones más envidiables que ves en el mundo en línea, y tú también eres capaz de lograrlas.

La cámara a menudo miente


Las redes están llenas de imágenes idealizadas, y eso significa que nunca profundizas lo suficiente como para ver la realidad de lo que hay detrás de ellas.

Compararse con un análisis de superficie significa que en realidad no tienes todos los datos necesarios para hacer un juicio definitivo, por lo que es inútil.

Piensa en todas las hermosas fotos de parejas que has visto, justo antes de saber de su separación.

No socaves tu propio éxito

El problema con las comparaciones es que si buscas lo suficiente, es probable que encuentres a alguien que haya logrado hacer algo similar a ti, pero con más reflectores o rodeado de amigos más atractivos y de moda.

El problema es que si pretendes socavar tu propio éxito, entonces es probable que lo hagas. Sentirse satisfecho contigo mismo es aceptar que tu vida es lo suficientemente buena, incluso si no tiene los reflectores que otros pueden tener.

Apaga tus redes sociales


Desconéctate de tu vida cibernética y tomar una desintoxicación digital. Esto te hará sentir más relajado y te ayudará tu salud mental.

Comprométete a un día cada semana en el que apagues tu teléfono y te permitas la paz, la tranquilidad y la conexión con el aquí y el ahora.

Usa tu tiempo de manera más productiva

Si bien puedes sentir que no eres tan sorprendente como las personas que sigue en las redes sociales, tienes el poder de ser un superhéroe por derecho propio.

Ser voluntario con las personas sin hogar, ayudar con la caridad de los niños o ser amable con sus vecinos mayores significa que inviertes tu tiempo para literalmente cambiar y salvar vidas.

Al utilizar tus habilidades con un propósito, descubrirás que las comparaciones que utilizas para golpearte ya no tienen ningún efecto sobre ti.


Es importante mencionar que, dado que las redes sociales son relativamente nuevas, quedan demasiados campos de investigación para dar conclusiones definitivas sobre su efecto en nuestra salud mental.

Sin embargo, las evidencias apuntan en una dirección: las redes sociales afectan a las personas de manera diferente, dependiendo de condiciones preexistentes y de sus características personales.

Además, el uso excesivo que algunos hacen es probablemente desaconsejable, pero al mismo tiempo sería erróneo afirmar que son definitivamente algo malo porque es innegable que han traído beneficios a nuestras vidas.