Jamenei señaló que EE.UU. es el "perdedor" en los 40 años de enfrentamiento con Irán

El líder supremo de Irán, el ayatollah Ali Jamenei, dijo que Estados Unidos ha sido el "perdedor" en los 40 años de enfrentamiento con la República Islámica y subrayó que en las sanciones económicas en su contra sólo han fortalecido la autosuficiencia de su país.

"En estos 40 años el lado vencido ha sido Estados Unidos y, el victorioso, la República Islámica. El motivo de que Estados Unidos sea el perdedor es que ese país comenzó el ataque pero no logró sus objetivos", sostuvo el líder en un discurso colgado en su pagina web un día después de que Washington confirmara que a partir del lunes restablecerá las sanciones contra Teherán.

"El objetivo de Estados Unidos era boicotear, paralizar y frenar la economía del país", pero como resultado Irán ha fortalecido su "autosuficiencia".

Jamenei explicó que antes Irán era un país netamente importador pero que ahora hay una gran producción interna y se ha evolucionado hacia "la independencia política y la independencia industrial", informó.

El Ejecutivo estadounidense impondrá una nueva ronda de sanciones a Irán el próximo lunes, que incluirán la venta de petróleo, la prohibición a las transacciones financieras con su Banco Central y restricciones para el sector portuario iraní.

No obstante, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anunció ayer que Washington eximirá temporalmente a ocho países o "jurisdicciones" territoriales que han hecho "esfuerzos" por reducir sus importaciones de petróleo de Teherán. Según medios nipones, Japón sería uno de los países eximidos.

Se trata de todas las sanciones que existían previas al Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA), firmado con Irán en 2015, según Pompeo, quien recalcó que las medidas punitivas "serán las más duras de la historia" del país persa.

El Ejecutivo nipón había reclamado a Washington ser eximido de estas sanciones debido al elevado coste que tendrían para su economía, altamente dependiente de las importaciones de combustibles fósiles, según señalaron fuentes gubernamentales a la cadena estatal NHK.

El petróleo iraní representa aproximadamente el 5% de todas las adquisiciones de crudo de Japón, y las petroleras niponas ya habían detenido sus compras a Teherán para prepararse para la entrada en vigor de las sanciones.

Las medidas de presión sobre Teherán llegan después de que Estados Unidos decidiera en mayo pasado incumplir el pacto nuclear con Irán, también firmado por Reino Unido, China, Francia, Alemania y Rusia.

En septiembre, representantes de la UE y de las cinco potencias que siguen respaldando el pacto acordaron crear una entidad especial para facilitar las transacciones con la República Islámica y evitar las sanciones.