Los desafíos del sistema de salud frente al manejo del cáncer

La Academia Nacional de Medicina, a través del Instituto de Investigaciones Epidemiológicas, está llevando adelante la iniciativa "Diálogos, Deliberaciones y Debates". En ese marco, se desarrolló el segundo encuentro de esta propuesta, en el que se abordaron los desafíos para que nuestro sistema de salud sea equitativo y eficiente, con foco en el tratamiento del cáncer.

Respecto de la carga que representa esta enfermedad en nuestro país, el doctor Matías Chacón, oncólogo y presidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC), describió que, de acuerdo con la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC), Argentina tendrá 129 mil nuevos casos de cáncer durante 2018, "siendo el de mama el más frecuente con 21.500 casos, seguido por colon 15.000, próstata 13.000 y pulmón en cuarto lugar, con 10.000".

El cáncer es la primera causa de mortalidad en el país en personas de entre 15 y 69 años y se espera que para 2040 las muertes por cáncer crezcan un 30% (167 a 217 cada 100.000). Para ese año, el cáncer va a duplicar a la segunda causa de muerte entre la población de 50 y 69 años, que es la cardiovascular .

A pesar de que en nuestro país ha habido una política pública desde 2001 que da prioridad a las enfermedades crónicas no transmisibles, son cada vez mayores los desafíos en la prevención y el control de estas condiciones. Múltiples factores explican la complejidad para avanzar hacia la cobertura universal y efectiva de enfermedades como el cáncer. Algunos son la fragmentación y segmentación del sistema de salud, los problemas de acceso de la población a los servicios de salud -especialmente por parte de los más vulnerables-, las dificultades en el seguimiento regular y sostenido de los pacientes y la baja conciencia de autocuidado por parte de los ciudadanos.

"Para que el cáncer sea una prioridad en nuestro país, es necesario que exista una partida presupuestaria específica para mejorar su manejo. Como sociedad, precisamos que este tema esté en el centro de la agenda de los decisores", sostuvo la doctora Zulma Ortiz, integrante de la Academia Nacional de Medicina y Coordinadora de esta iniciativa.

Los avances con respecto al cáncer en nuestro país se reflejan en la disponibilidad de leyes nacionales y provinciales, la mencionada creación del INC y de programas e institutos provinciales, la disponibilidad de un Plan Nacional para el Cáncer y también de una nueva estrategia en apoyo de la cobertura universal de salud efectiva.

Sobre este punto, se plantea un nuevo enfoque holístico en el que todos los programas e iniciativas de salud trabajarían de manera integrada, centrándose en mejorar la cobertura efectiva en el sector público (es decir, cobertura de atención médica de calidad adecuada para la población que utiliza exclusivamente el subsistema público). Hoy la Cobertura Universal de Salud es una prioridad para el gobierno nacional y las provincias que han adherido.

RECURSOS

"Nuestro país cuenta con múltiples elementos para desarrollar una tarea efectiva en la mejora del control del cáncer, disminuyendo su incidencia y aumentando la sobrevida y curabilidad. El principal desafío es que los diferentes actores actúen coordinadamente, en forma estratégica y con adecuación a los recursos existentes. En este sentido, es prioritaria la integración entre el INC, el sistema de salud público y privado a nivel nacional, los centros académicos y la sociedad civil", subrayó el doctor Eduardo Cazap, médico oncólogo, presidente de la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Oncología Médica (SLACOM).

Para Chacón, "la Argentina dispone de recursos humanos capacitados y de centros de salud generales y especializados, pero con los altibajos propios de economías en vías de desarrollo, lo que implica cierto atraso respecto de los países centrales". Las muertes tempranas por demoras en el diagnóstico, centros que no pueden manejar oportunamente determinadas complicaciones, la falta de recursos estructurales y de personal nos ponen un gran desafío por delante y nos recuerdan que los avances no son homogéneos en todo el país y es injusto que así sea, sostuvo el experto.

En cuanto a qué han hecho otros países para mejorar el abordaje del cáncer, los especialistas mencionaron que fundamentalmente trabajaron sobre dos iniciativas: primero, destinar fondos específicos para esta área. Segundo, y a partir del primer punto, organizar servicios y sistemas para la atención del cáncer. Es decir, reforzar a los centros de salud con el equipamiento necesario, los profesionales idóneos y facilitar el acceso de la comunidad. En línea con este punto, favorecer el desarrollo de centros de referencia para el manejo de cada tipo de cáncer, en lugar de considerar que todos pueden tratarse por igual y con la preparación de los mismos profesionales de la salud.

Los sistemas de salud en países de bajos y medianos ingresos fueron diseñados para proveer cuidado episódico para condiciones agudas. Sin embargo, la carga de enfermedad ha virado de manera abrumadora hacia condiciones crónicas que requieren que los sistemas de salud trabajen de manera integral y transversal desde la prevención hasta los cuidados paliativos.

Esto nos pone frente a una encrucijada como país, porque los resultados de toda la inversión que se haga en prevención del cáncer probablemente no se vean en esta generación ni en la siguiente, porque son a largo plazo. Mientras tanto, miles de argentinos mueren de cáncer cada año. Por lo tanto, es necesario apostar en partes iguales a la prevención y al tratamiento, para mirar la enfermedad de mañana, pero abordar también la situación de hoy.

OPORTUNIDADES

Respecto de oportunidades de mejora para implementar en el corto y mediano plazo, Cazap sugirió que se debe ampliar la cobertura de los registros de cáncer para incluir más población incorporando datos y promover, desarrollar, implementar y monitorear el Plan Nacional de Cáncer recientemente creado. Luego, en unos pocos años, los resultados de este plan deben ser evaluados y deberán hacerse los ajustes pertinentes para optimizar su aplicación.

Sobre el desafío que representa el tamaño del sistema de salud y la magnitud de los recursos que necesitan, el ex presidente de la UICC reconoció que la creación de una Agencia Evaluadora de Tecnología Sanitaria, que ya tiene estado parlamentario, "debe ser aprobada e implementada con los fondos necesarios para hacer más eficiente la asignación de recursos al sistema".

Por su parte, el doctor Ricardo Mastai, director médico de PAMI, sostuvo que la que él representa es una de las obras sociales del adulto mayor de más envergadura que existe en América: "En la actualidad, tiene 5 millones de afiliados y representa el quinto presupuesto de la Argentina. La sola consideración de estos números demuestra la importancia que tiene el instituto en el sistema de salud. Por otra parte, el PAMI es el financiador más importante, esto lo posiciona en un lugar único a la hora de discutir la forma de negociar con los diferentes actores, como la industria farmacéutica, proveedores de servicios de salud, etc.".

El instituto, agregó, "juega un doble papel en el sistema de salud: por un lado, a través de la generación de políticas con respecto al adulto mayor y, por otra parte, con la generación de nuevas modalidades en la interrelación con los actores del sistema. Es muy probable que, luego de varios acontecimientos positivos que ocurrieron en los últimos meses en el PAMI, la forma, por ejemplo, de mejorar el acceso a medicamentos sea imitada por actores tanto del sistema público como privado. De ser así, hemos ayudado a integrar un sistema que se encuentra fraccionado".