La Corte rechazó dejar nula una investigación a Báez, Echegaray y Berni por facturas apócrifas

La Corte Suprema rechazó un planteo de nulidad contra la tramitación de una causa penal por asociación ilícita por supuestas facturas truchas que habría adquirido la firma Austral Contrucciones en Bahía Blanca.

Según fuentes judiciales, en la causa aparecen implicados, entre otros, el ex titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos Ricardo Echegaray, el ex secretario de Seguridad Sergio Berni y el empresario y ex titular de Austral Construcciones Lázaro Báez.

El máximo tribunal de la nación, con la firma de su presidente Carlos Rosenkrantz y la de los ministros Elena Highton y Horacio Rosatti, desestimó el recurso de queja contra la sentencia de la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal, que avaló la investigación.

Lo mismo habían hecho antes la fiscalía que interviene en la causa, el juzgado federal y la Cámara de Apelaciones del fuero con asiento en Bahía Blanca, donde se habrían perpetrado los ilícitos.

La Corte consideró que el recurso no estaba dirigido contra una sentencia definitiva, sino contra la decisión de proseguir la pesquisa para determinar si la empresa Austral Construcción adquirió facturas apócrifas emitidas por firmas de esa ciudad.

En primera instancia se había instado un legajo de la acción penal que se investigue la presunta evasión impositiva y la falsificación de asientos contables, entre otros delitos, presuntamente cometidos por el Grupo Penta y Cía. SA.

La defensa de los directivos de las empresas involucradas protestó y planteó la nulidad de la causa, porque al solicitar la instrucción del sumario la fiscalía hizo una descripción de los presuntos ilícitos tomando el texto de una denuncia que se basó en artículos periodísticos.

Las fuentes consultadas recordaron que en las distintas instancias procesales se consideró que los datos proporcionados en la denuncia resultaban “suficientes” como para realizar una investigación penal sin que ello produjera ninguna violación a principios constitucionales.

La maniobra denunciada, posiblemente perpetrada durante casi una década del anterior gobierno, habría consistido en la falsa generación de costos en la cadena de servicios a Austral Construcciones, que tuvo origen en empresas fantasmas solo existentes en documentación también apócrifa.

Así se habría emitido facturación a Austral por supuestos servicios o bienes que no se brindaron, que la empresa de Báez abonaba con cheques que se cambiaban por efectivo en una financiera, con el fin de evitar controles.

Ese dinero, según la denuncia y el requerimiento de instrucción, se le devolvía a la constructora, que pagaba un porcentaje a la facturadora y el resto lo mantenía en negro, como recaudación y para destinarlo al pago de coimas y contribuciones.

Los supuestos ilícitos habrían sido detectados por la AFIP local, pero en agosto de 2012 Echegaray, entonces titular del organismo recaudador, firmó la disposición 299/12, por la que bajaba de rango, de dirección regional a agencia, a la delegación Bahía Blanca, que pasó a depender de Mar del Plata.

El mismo día que se dictó la resolución se dieron por finalizadas las funciones de 49 agentes de la AFIP de Bahía Blanca, y se reemplazó a algunos jefes.