El Senado avanzó con un proyecto que afecta el nombramiento de jueces y otro que modifica el Código Procesal Penal

El Senado comenzó a las 11.40 la sesión especial en la que aprobó proyectos que buscan la creación de un nuevo régimen de subrogancias y otro que actualiza figuras penales del Código Procesal Penal de la Nación.

Cerca de las 13, el Senado aprobó por unanimidad la nueva ley de subrogancias para los jueces que establece la elección de los magistrados por el mecanismo del sorteo público. Con 61 votos a favor, la Cámara alta aprobó tras un rápido debate el proyecto enviado por la Cámara de Diputados y lo convirtió en ley.

El proyecto fija el modo de cubrir las vacantes transitorias en los tribunales inferiores que integran el Poder Judicial y determina en ese sentido que los magistrados subrogantes y los conjueces deberán ser siempre elegidos por sorteo. En cuanto a los conjueces, el Consejo de la Magistratura debe hacer una lista con los secretarios de los juzgados y los abogados de la matrícula para que luego el Senado Nacional les dé el aval.

El proyecto también otorga al Consejo de la Magistratura la facultad de confeccionar las listas de conjueces a fin de que el Ejecutivo, con acuerdo del Senado, proceda a su selección. El proyecto fue impulsado por el Poder Ejecutivo luego de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación declarara inconstitucional el sistema ideado por el kirchnerismo en 2015.

Por otro lado, los senadores de Cambiemos y del Bloque Justicialista decidieron modificar el proyecto de reforma del Código Procesal Penal y eliminar los puntos que habilitaban distintos mecanismos de vigilancia, fuertemente criticados por organizaciones civiles.

Los senadores del Bloque Justicialista Rodolfo Urtubey y Pedro Guastavino, firmantes del proyecto, adelantaron que se le harían modificaciones a la iniciativa y, entre ellas, la eliminación de los puntos más cuestionados.

Se trataba de un capítulo que incorporaba al nuevo Código Procesal Penal –pendiente de aplicación– la "vigilancia de las comunicaciones", "vigilancia remota sobre equipos informáticos" y "vigilancia a través de dispositivos de seguimiento y localización".

Esto había sido criticado por la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), la Asociación Pensamiento Penal (APP), el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP), que advirtieron que se ampliaban "las capacidades estatales para invadir la privacidad en el marco de una investigación penal".

Finalmente, el Senado decidió suspender el debate de la ley que sanciona la filtración de escuchas judiciales hasta la próxima sesión, para escuchar el informe de gestión de Peña. La decisión fue aprobada por unanimidad y el proyecto de ley será discutido, en principio, la próxima semana.

Tras esta decisión, el Senado aprobó con cambios y giró a la Cámara de Diputados un proyecto de ley que modifica el Código Procesal Penal e incorpora figuras penales como el arrepentido y los delitos de flagrancia y responsabilidad penal empresaria.

El debate estuvo marcado por críticas entre la senadora Cristina Kirchner y sus pares de Cambiemos y del justicialismo. La iniciativa, cuyo eje central es incorporar al Código Procesal Penal -suspendido y pendiente de aplicación- una serie de leyes aprobadas durante 2016 y 2017, fue aprobada con 49 votos a favor 10 en contra y 2 abstenciones.

Del proyecto fueron eliminados algunos puntos que habían sido fuertemente cuestionados por agrupaciones civiles debido al establecimiento de mecanismos de vigilancia, pero eso no impidió que hubiera fuertes cruces entre la ex mandataria, el justicialista Rodolfo Urtubey y los oficialistas Luis Naidenoff y Esteban Bullrich. Los cruces se originaron en un prolongado discurso de la senadora del FPV quien, sin embargo, se retiró al momento de la votación.