Turquía afirmó que la muerte de Khashoggi fue un "asesinato planificado"

Ante el Parlamento, dijo tener pruebas de que el crimen se planeó días antes.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó hoy que el "salvaje asesinato" del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul fue "planificado", prometió que Ankara llegará al fondo de lo sucedido y propuso que se juzguen en Turquía a todos los implicados.

"El asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi fue premeditado", declaró Erdogan en un discurso en el Parlamento en Ankara.

Para el presidente turco "está claro que esta operación no ocurrió por casualidad, sino que fue fruto de una planificación. Tenemos fuertes indicios en este sentido".

"El asesinato pudo haber ocurrido en el consulado, oficialmente territorio saudita, pero está en nuestro país. No puede ser ocultado por la inmunidad diplomática", señaló.

Sin embargo, Erdogan no reveló estas pruebas ni nuevos detallescomo él mismo había dicho que haría al anunciar su declaración el domingo, sino que se limitó a exigir a Arabia Saudí que castigue a los culpables.

Los responsables del consulado de Arabia Saudita en Estambul y un equipo procedente de este país planificaron de forma premeditada durante díasel asesinato del periodista crítico, afirmó.

"Arabia Saudí ha dado un paso importante al reconocer el asesinato. Ahora esperamos que saquen abiertamente a la luz a los responsables, desde el jerarca más alto hasta el más bajo, y los lleven ante la justicia", dijo Erdogan.

"Hago una llamamiento al rey Salman para que estas personas sean juzgadas en Estambul", afirmó Erdogan.

Las autoridades turcas filtraron a los medios de su país y de Estados Unidos desde el primer momento informaciones según las cuales Khashoggi fue torturado, asesinado y descuartizado en el consulado el 2 de octubre por un comando saudí que viajó a Estambul especialmente para ello. Pero hasta ahora las autoridades turcas no habían hecho declaraciones oficiales al respecto.

Erdogan tampoco presentó ahora pruebas ni se sabe de dónde proceden las informaciones. Ni mencionó al príncipe saudí Mohammed bin Salman en su discurso.