La Corte le redujo la multa a Rafecas por su actuación en el caso Nisman

La Corte Suprema de Justicia de la Nación redujo a un 25 por ciento de sus haberes la sanción que el Consejo de la Magistratura le impuso al juez federal Daniel Rafecas por su desempeño relacionado con el trámite de la denuncia penal que efectuó el fallecido fiscal Alberto Nisman por supuesto encubrimiento a Irán en el atentado a la AMIA.

Hace siete meses, el Consejo, ante la falta de los votos necesarios para pedir la destitución, Rafecas fue sancionado con el descuento de la mitad de sus haberes por falta de decoro en cuestiones vinculadas con la denuncia de Nisman contra la ex presidente Cristina Fernández, el ex canciller Héctor Timerman y otros funcionarios del gobierno anterior.

La denuncia de Nisman pasó luego a ser instruida por el juez federal Claudio Bonadio, quien procesó a la ex presidente, al canciller y a otros denunciados por Nisman cuatro días antes del 18 de enero de 2015, cuando fue hallado muerto en el departamento que ocupaba en la zona de Puerto Madero, de esta capital.

A Rafecas se le atribuyó haber convocado a su despacho a autoridades de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) para anticiparles que haría con la denuncia de Nisman, sobre quien hizo comentarios desfavorables.

También se le reprochó haber llamado por teléfono al ahora diputado Waldo Wolff para increparlo por criticar a su fallo y por referirse en un programa radial al trámite de la denuncia en su contra en el Consejo.

Rafecas dijo que la firma de la desestimación delante a las autoridades de la DAIA se debió a una cuestión de "circunstancias", que el llamado a Wolff fue porque éste "faltó a la verdad" y que en el contacto radial se limitó a dar su opinión sobre la conformación del Consejo de la Magistratura.

La Corte, con la firma de su presidente Carlos Rosenkrantz y los ministros Elena Highton y Juan Carlos Maqueda, mantuvo la justificación de la sanción por la reunión con las autoridades de la DAIA y descartó los otros dos argumentos.

Para el máximo tribunal de la Nación, Rafecas, cuando llamó a Wolff, no pretendió hostigarlo, sino realizar aclaraciones, en tanto que su referencia al Consejo "no fue agraviante" y se encuadra del amplio ejercicio de su derecho de defensa.

"La sanción impuesta –a Rafecas- por el Consejo de la Magistratura debe ser modificada de acuerdo a las conductas que se ha probado resultan dignas de reproche y, en consecuencia, corresponde aplicar una multa equivalente al 25 por ciento de su haber mensual", concluyó la Corte.